¿Qué sabe mejor? ¿La comida real que te sirven en un plato o la que está pintada o fotografiada en una carta? No hace falta que respondas. Está claro que elegirías con los ojos cerrados la primera opción. Bueno no, que entonces no verías la comida y en esta campaña el sentido de la vista juega un papel fundamental.

Hace unos meses hicimos una visita a nuestro cliente Lufthansa y nos pidió una campaña para comunicar que ofrecen catering gratuito en todos sus vuelos. Nosotros dijimos: pero si esto es un melocotonazo. Entonces se nos ocurrió proponer un juego: vamos a retar a la gente si era capaz de distinguir entre la comida real y la comida “hiperreal”. Comida real que te ponen delante en un vuelo de Lufthansa que puedes ver, oler y saborear. Y la comida “hiperreal” que está pintada o fotografiada en una carta y por la que tienes que abonar una cantidad extra de dinero si la quieres disfrutar. Y eso es lo que hicimos.

Llamamos a Adrià Llarch, un magnífico ilustrador de Barna, para que nos dibujase 8 platos de comida hiperrealista. Nosotros la pondríamos enfrentada a la comida real y a partir de ahí… que el usuario deje volar su intuición y acierte cuál de los 2 es el correcto. Así nació nuestra nueva campaña para Lufthansa: True Food.

Esta campaña se ha desarrollado enteramente online y cuenta con un microsite con el nombre de la acción [True Food by Lufthansa].

La gente nada más entrar encuentra la campaña teaser, una breve explicación de la campaña y un reto: adivinar los 8 platos que propone True Food. ¿Por qué? Porque entre todos los participantes se sortean vuelos para 2 personas a distintas capitales de Europa. Y cuantos más aciertos se acumulen, más posibilidades se consiguen para ganar.

La acción será apoyada durante todo un mes [tiempo que dura esta promoción] tanto en la home de Lufthansa como en el Facebook oficial de Lufthansa, con posts creados y programados para recordar la acción e invitar a participar.

Una vez más estamos orgullosos del trabajo realizado para Lufthansa y cómo un pequeño briefing que de inicio era una pequeña acción para Facebook se ha convertido en una campaña visual, adictiva, participativa y con el aliciente de ganar un vuelo a una ciudad europea sólo por pasar un minuto del tiempo jugando. Apetecible ¿verdad?

P.D.: si has llegado hasta aquí te “soplamos” un pequeño truco. Entra, juega y si no se te ha dado muy bien, no rellenes el formulario. Vuelve a empezar de cero. Sabrás cuáles son las respuestas verdaderas de antemano. Anda que… Lo que no haga Welcome por vosotros…