De vez en cuando nos gusta recordar esos pequeños proyectos hechos en nuestros inicios pero a los que guardamos con un cariño especial en el fondo de nuestros corazoncitos. Entre todos ellos se encuentra este envío que realizamos nada más llegar a la oficina de Esparteros (se puede comprobar por lo vacío que se encuentra todo). Lo dicho, por esas fechas, Grupo Pacífico, una empresa especializada entre muchas cosas en preparar y contratar viajes para empresas, nos pidió ayuda para ganar un futuro proyecto. Resumiendo: competían con otras empresas de características similares en organizar un viaje para una gran agencia de seguros.

El viaje que querían proponerles era a Tanzania y a nosotros nos pidieron ayuda para poder vender esa propuesta de una manera impactante y exclusiva. Nosotros, ni cortos ni perezosos, dijimos: si Mahoma no va a la montaña, que la montaña vaya a Mahoma. Así se nos ocurrió prepararles una presentación que era todo un viaje a las profundidades de África.

Creamos una caja que al abrirse se podía desplegar el mapa de Tanzania pero con volumen, con cuerpo, como los buenos vinos. En su interior había un libro con ilustraciones hechas para la ocasión con todo el programa del viaje. Además, dentro de la maqueta había un globo en miniatura con una memoria usb que también tenía el mismo material. Ya para rematar todo el despliegue, la tapa de la caja tenía un botón que al apretarlo podías escuchar el rugido de unos manada de leones. Nuestra pieza era todo un Pasaporte a un territorio lleno de sorpresas.