El 8 de octubre España amaneció conmocionada por un extraño suceso: varias personas estaban sufriendo un inexplicable síndrome que les hacía desaparecer en cuestión de segundos para aparecer a miles de kilómetros de distancia, concretamente en Alemania. Así arrancaba “El Síndrome de Lufthaunsen“, una campaña viral creada para Lufthansa con el objetivo de comunicar la alta frecuencia de vuelos entre España y Alemania. Creamos un canal de Facebook con el nombre del Síndrome y presentamos 3 casos en forma de vídeo donde unos familiares nos contaban preocupados la extraña desaparición de un ser querido.

La extraña desaparición de Tomás

Laura no está, Laura se fue

No sin mi hijo

Durante las semanas que duró la campaña utilizamos los canales de Facebook y Youtube a modo de altavoz para mostrar los vídeos, generar ruido y preguntar a los usuarios si sabían donde podían estar y algo mucho mejor: si también se querían “contagiar” de nuestro Síndrome. Mientras, íbamos soltando pistas de los destinos a los que habían volado nuestros desaparecidos. Y siempre sin contar que detrás de la acción estaba Lufthansa, aunque era evidente por el nombre.

Pasado un tiempo prudencial comenzamos a publicar en nuestros canales las vueltas de estos familiares a sus casas. Pero algo había cambiado: estaban extrañamente “Merkelizados”.

La extraña aparición de Tomás

Laura, Meine Freundin

Tofu no, Bradwurst

En total fueron 6 virales, una campaña de comunicación que se amplió hasta los 6 meses de duración en redes sociales y casi 24.000 “contagios” en Facebook. Nos fue tan bien que hicimos la versión de la campaña para el mercado portugués, con un nuevo canal de Youtube con los vídeos en su idioma y la inclusión de Twitter para dar más repercusión de la acción. Outro sucesso para a agência Welcome.

Pero ahí no quedó la cosa. Un año después la oficina de Holanda nos pidió una versión 2.0 del Síndrome que terminó llamándose “Lufthausen Dreams”. Para esta acción rodamos nuevos vídeos virales adecuándonos al humor de ese país (bastante peculiar, todo hay que decirlo) y a unos destinos más turísticos que querían promocionar. Een ander succes van “welkom”!