Lufthansa volvió a contactar con nosotros para reforzar una nueva campaña promocional de vuelos con destino a varios puntos de Asia a unos precios muy competitivos. En este caso teníamos un tiempo más limitado de margen para desarrollar una amplia estrategia y con más piezas que apoyasen a esa campaña genérica que estaba a punto de “aterrizar”. Pero como para Welcome no hay nada imposible nos pusimos manos a la obra para dar con la idea perfecta y, por supuesto, la más sorprendente e impactante.

Contábamos con varios factores a sopesar: Primero, la campaña genérica que se lanzaba en Semana Santa. Segundo, el tiempo de duración de la misma (una semana). Tercero, dar con una manera de apoyarla sin competir con ella. Cuarto, el poco margen de maniobra. Quinto (y por lo que siempre nos llaman) que fuese viral, impactante y memorable.

Así que se nos pasó por la cabeza la expresión “Si la montaña no va a Mahoma, Mahoma va a la montaña”. Y eso hicimos. Se nos ocurrió una acción de ambient en un lugar concurrido por muchos viajeros como la Estación de Atocha. Allí, durante los días que duró la campaña y aprovechando las instalaciones y el jardín tropical que hay en la zona de espera, creamos un rincón que se integraba en este espacio, dando el aspecto de que gracias a Lufthansa Asia está tan cerca que te lo podías encontrar, como quien dice, a la vuelta de la esquina. Y este fue el resultado:

Toda esta acción se grabó como se puede ver en el vídeo y fue la herramienta que utilizamos en redes sociales para dar ese “plus viral” a la campaña. El rincón de ambient estuvo instalado durante 5 días, con actores reales, que mostraban una estampa muy típica de los arrozales asiáticos. Además, todo el conjunto estaba enmarcado con un frame azul con el logo de la aerolínea y el nombre de la campaña.

Para redondear la acción un equipo de azafatas, ataviadas con trajes típicos, repartieron flyers en el que se especificaban las ofertas de Lufthansa para esos destinos. En la parte de la portada, que era donde aparecía la campaña genérica de la marca, se mostraba a un viajero con una mochila observando unos impresionantes arrozales de Asia. Y nuestra acción reflejaba eso: viajeros que estaban de paso observando un sorprendente rincón de Asia. Lo habíamos conseguido. Una acción que completaba la campaña genérica y que se complementaba con el mensaje a transmitir.

Para viralizar la acción utilizamos las redes de Lufthansa y las propias de Welcome para crear expectación y aumentar las visualizaciones del vídeo. Durante los días que se mantuvo la instalación en Atocha, se movieron las publicaciones por Facebook y Youtube y los resultados fueron sorprendentes, llegando a más de 83.000 visualizaciones del vídeo en total.

La acción no pasó para nada desapercibida. Y no estamos hablando de los transeúntes que pasaban por Atocha y que se hacían fotos y selfies con nuestro pequeño rincón asiático. Diversos medios especializados como Anuncios, Marketing Directo y El Publicista se hicieron eco de la instalación que Welcome había creado en un tiempo récord. Bueno, hay que ser justos y en este punto tenemos que agradecer todo el trabajo y esfuerzo que el Estudio de Producción Audiovisual Patito puso en el proyecto, ayudándonos a crear ese pedacito de Asia en Atocha que les quedó espectacular y, como no, a la producción del vídeo que rodó y montó en un tiempo supersónico.

Bonus track: es verdad que un mago no muestra jamás sus trucos pero, qué demonios, si habéis llegado hasta aquí y habéis leído todo el caso de arriba a abajo, os merecéis una pequeña recompensa. Aquí tenéis como curiosidad el Making of de la acción. Os sorprenderá, de verdad. Y… si tal vez… esta píldora audiovisual os ha dejado con más preguntas que respuestas… Ya sabéis dónde estamos… Os pasáis por la oficina, os lo contamos y os esperamos para dar la bienvenida a otros proyectos como éste del que tanto nos sentimos orgullosos.