Recordar con el olfato

¿Y si pudieseis llevaros en un frasco el recuerdo de algún lugar o prenda que significó algo para vosotros? Elijáis lo que elijáis, Olivia Clemence asegura que puede lograrlo.

Al ver el proyecto de Olivia Clemence nos viene a la cabeza la novela “El Perfume” de Patrick Süskind, que luego se adaptó al cine, donde el protagonista conseguía aislar en un bote la esencia de una mujer y que al olerlo producía un efecto cautivador, casi hipnótico. Pues Olivia parece haber conseguido algo muy parecido. Armada con un kit de experimentación (bastante similar al de la película) puede aislar los olores de prendas y lugares por medio de la deconstrucción de sus elementos compuestos, éstos serían tres: el olor, el color y el ADN. De su proceso obtendría pues un líquido de color, un olor y un vapor destilado de cenizas ricas en ADN. Todo, combinado en un frasco, asegura que es capaz de evocar los mismos recuerdos y sensaciones que la prenda o espacio analizado.

“La evocación de la emoción y la creación de ambiente es ahora una parte esencial en los entornos de la venta al por menor- asegura Olivia- Algunas de las marcas más importantes del mundo han incorporado aromas sutiles en los espacios de venta, creando un ambiente distintivo que anima a los visitantes a pasar más tiempo en la tienda.”

Entre sus futuros proyectos se encuentra: implementar los escaparates de las tiendas con un elemento olfativo, estudiar cómo afectan e interactúan las personas con los olores interiores y exteriores, y la exposición “Rastros” donde recreará olores de la década de los 60 en algún lugar de Londres todavía por definir.