A relaxing bath in Jigokudani

No vamos a descubrir nada nuevo diciendo que estamos en invierno, que hace un frío que pela, que donde se está mejor es en la cama o que el temporal Janus esta azotando de lo lindo por los Estados Unidos y ya se ha llevado a unos cuantos por delante.

Pero claro, de repente vemos las fotos de los monos de la nieve del Parque Nacional de Jyoshinetsu y se nos queda la cara de eso, de primates congelados.

Jigokudani Yaen-Koen se encuentra en la ciudad de Yamanouchi (Nagano) y es conocido por tener unas piscinas termales donde unos macacos oriundos de la zona combaten las bajas temperaturas del lugar dándose buenos y calientes chapuzones. La zona ya era conocida, pero se puso de moda gracias a los Juegos Olímpicos de invierno de 1998 y desde ese día no deja de ser visitado diariamente por nosotros, sus descendientes. En este parque natural los monos viven en total libertad y los visitantes pueden verlos y fotografiarlos sin problemas. Eso sí, abstenerse de tocarlos, darlos de comer, mirarlos a los ojos (curioso pero cierto) y, ni mucho menos, darse un baño con ellos por mucha envidia que nos den. Ya que si hiciéramos alguna de estas cosas nos arriesgaríamos a que nos cortaran los nakasones.

Las fotos que ilustran este envidiable post son de Issei Kato, fotógrafo de la agencia Reuters, especializado en retratar con su cámara los desastres de Fukushima como en sus reportajes Fishing in Fukushima o The Quiet of a Nuclear Beach. Pero esta parte, sólo tomadlo como nota informativa.

Lo que queríamos remarcar es primero, la envidia que nos dan los macacos. Y segundo, constatar una vez más que no estamos alejados de nuestros antecesores.

El pequeño gran Universo de Anya & Slava

Anna Valerianovna Stassenko y Stanislav Leontiev son 2 artistas rusos que se especializaron en crear pequeños animales de lo más variopintos con porcelana, loza, plástico y cerámica.

Gatos, ratones, pájaros, erizos, ranas, lagartos… Sus reproducciones, que abarcan entre los 4 y 40 centímetros, están elaboradas con todo lujo de curiosos detalles y cualquier especie animal les sirve de inspiración para elaborar sus extrañas y vistosas criaturas.

Aquí os dejamos una representación de sus pequeñas grandes obras. Pero si queréis ver muchas más, no lo dudéis y visitad su página web. Ya, bueno, vale. Si no sois rusos no vais a entender ni jota, así que os recomendamos utilizar el traductor de Google o en su defecto, visitar la página de facebook de Anya y Stanislav, que tampoco está nada mal y contiene además algunas fotos de su proceso creativo.

El día que la Dahlia destrona al Tulipán

Dos días al año en Zundert, Holanda, las dahlias toman las calles de la ciudad. El 1 y 2 de septiembre de 2013 los típicos tulipanes de Holanda dejarán paso a una procesión de cabalgatas hechas a partir de flores (dahlias en su mayoría) durante la conocida Bloemencorso que se celebra en Zundert. No perdáis detalle de las imágenes y el vídeo de la última Bloemencorso, muchas de las cabalgatas tienen movimiento e incluso interactúan con el público.

Aunque esta la noticia es del 2012 os hemos subido el vídeo correspondiente a la “cabalgata” del año 2014, que tiene más calidad y es más bonito.

Cuestión de todos que salga el sol

Los habitantes de Alberta experimentaron de una forma original que los nubarrones, con cooperación, se pueden volver nubes blancas y soleadas. El día de la Noche en Blanco de Calgary los habitantes de Alberta, Canadá, encontraron una nube de 6.000 bombillas (1.000 en funcionamiento y otras 5.000 fundidas donadas por gente). Léase como una metáfora de la situación de crisis que vivimos si se quiere, pero de los cientos de tiradores sólo unos accionaban las bombillas que funcionaban, y resultó todo un reto (y una diversión) conseguir que la gente se coordinase para que la nube fuese más de un día soleado que un nubarrón.

Esta escultura creada por Caitlind r.c. Brown & Wayne Garrett ha recorrido ya medio mundo y podemos seguir sus visitas tanto en la web como en el facebook de los artistas. ¿Habrá llegado hasta aquí su chaparrón de originalidad?

Lo dicho, ¡más color!

En este post hacemos alusión a los dichos “una imagen vale más que mil palabras” y “eres lo que comes” con un toque de color.

Una imagen vale más que mil palabras: el pintor Tyree Callahan afincado en Washington modificó una máquina de escribir modelo Underwood Standard de 1937. Su original idea de escribir con colores le valió el premio West Prize 2012.

Eres lo que comes: el científico Mohamed Babu de Mysore, India, realizó estas curiosas fotos de un tipo de hormiga translúcida comiendo azúcar líquida coloreada.