¡Qué grande!

Las increíbles esculturas microscópicas del inglés Willard Wigan. El artista demuestra tener una gran habilidad que requiere de muy, muy poco espacio para desarrollarla. Concretamente a una escala de 0.0002 e incluso del tamaño de una célula humana las más recientes. Con problemas de atención y dislexia desde que era joven, el escultor inglés se propuso un a meta realmente grande: crear el arte invisible al ojo humano. Toda una proeza, ¿o no es increíble poder representar el Titanic en la punta de un alfiler?